Un testigo defendio a Reynoso y acuso al fiscal Bruno “Gendarmeria me persigue porque conozco quienes de ellos venden droga”

0
1473

En el juicio contra Raúl Reynoso, el ex juez federal de Orán, acusado de pedir coimas para beneficiar a narcos, se juzga las sospechosas actuaciones del ex magistrado en una decena de causas en las que falló extrañamente.

En tres de esas causas –dos son de narcotráfico- figura como imputado Guillermo Jaime Sarmiento, un hombre que está preso, que fue pareja de la mujer que por primera vez denunció a Reynoso ante los medios y que en su declaración de ayer se despachó con una serie de frases que dejaron a todos sorprendidos.

Sarmiento es un hombre conocido en el norte salteño, no solo por su frondoso prontuario sino porque, como él mismo reconoció, conoce mucho la noche y a personas “importantes”, por lo que su testimonio era uno de los más esperados en este juicio.

“Yo jamás le mandé a pagar a nadie, nunca entregué plata para Reynoso”, fue una de las primeras frases de un testigo que a lo largo de su declaración despegó al ex magistrado de cualquier maniobra irregular o sospechosa.

Su testimonio se opuso completamente al de Roxana Brítez, quien fuera su pareja algunos años y se hiciera conocida cuando en un programa de televisión denunció las maniobras de Reynoso y luego ratificara sus dichos en la instrucción de la causa y en el mismo juicio, en donde aseguró que Sarmiento había pagado por su libertad por intermedio de la abogada María Elena Esper (también imputada): “A Esper le acerqué $90.000 y a los pocos días mi marido salió de la cárcel”, dijo cuando declaró.

Sarmiento no solo desmintió todos estos dichos e insistió en que no conocía al ex magistrado sino que no dudó en disparar contra quienes considera que son los responsables de las múltiples causas en su contra y de su actual detención durante los últimos dos años: “El fiscal (José Luis) Bruno (fiscal federal de Orán) me armó las causas y Gendarmería me persigue porque yo conozco quiénes de ellos venden droga”, lanzó.

En ese contexto, también desligó a Reynoso de cualquier tipo de pedido de coima con una acusación contra otro miembro del Ministerio Público, en este caso el defensor oficial Martín Bomba Royo. Señaló que en 2017, Bomba Royo fue a la cárcel federal de Güemes a ver a su representado Pedro Brítez (hermano de Roxana e imputado junto a Sarmiento por una causa de droga en 2013).

El testigo declaró ayer que luego de esa visita, su ex cuñado le dijo que el defensor le proponía a Sarmiento declarar en contra de Reynoso a cambio de recuperar inmediatamente su libertad, pero que no aceptó porque no iba a mentir y agregó que fue una de las varias irregulares maniobras que se llevaron adelante desde la Fiscalía Federal de Orán, denunciando que Bruno sí le pidió coimas.

Sus acusaciones no se detuvieron allí y volvió a involucrar como cómplice a su ex pareja para atacar a otro fiscal. Según Sarmiento, el fiscal Eduardo Villalba la usó para que ella lo perjudique y así lograr que lo detengan para presionarlo con el fin de que declare contra Reynoso.

En 2010, el “Ñato” Sarmiento cayó detenido por resistencia a la autoridad en un control de ruta pero solo estuvo privado de su libertad por cinco días. En 2013 quedó preso junto a pedro Brítez por una causa de almacenamiento de cerca de 100 kilos de cocaína durante 45 días.

Al año siguiente, en 2014, por el mismo delito fue detenido junto a otras dos personas y estuvo alojado unos dos meses en la cárcel de Cerrillos. A Reynoso se lo está juzgando por haber concedido, presuntamente de modo ilegítimo, una excarcelación de oficio en la primera causa, liberación y falta de mérito en la segunda y liberación en la tercera.

En los tres casos, su abogada fue Esper y, según la declaración de Roxana Brítez, Sarmiento pagó por esos beneficios. El testigo negó toda vinculación con la venta de droga y dijo que vive de alquileres, de la compraventa de algunos bienes y de la administración de la pensión y jubilación de su madre.

Sarmiento dijo que nunca fue citado a declarar en la instrucción de la causa contra Reynoso, lo que llama la atención teniendo en cuenta su estrecha vinculación con la historia que se está juzgando. Fuente: La Gaceta Salta

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here